Brutalidad y oposición

#VozdelDihablo

Una de las incorporaciones más importantes para el México Metal Fest de este año es, sin duda, la de Dying Fetus.

Primero, porque se sostiene desde hace varios años, podríamos decir que todo el actual milenio, como una de las bandas más poderosas sobre los escenarios de la escena metalera, fieles a un sonido en el que impera la brutalidad. Y en segundo término, porque muchos ‘metalheads’ nos quedamos con las ganas de verlos en un pasado festival de renombre en el país.

En aquella frustrada ocasión, hasta que se llegó la fecha supimos que Dying Fetus no se presentaría por razones que no quedaron muy claras (como suele pasar). La noticia fue decepcionante para quienes tenían a la banda dentro de sus prioridades en el evento. 

La cuarta edición del MxMF los trae ahora de regreso al país, luego de una ausencia de más seis años, y será uno de los platos fuertes del festival que año con año crece y se fortalece. Hay que decir que, aunque la fecha es hasta el último día de noviembre, las entradas para el área de preferente se agotaron con mucha anticipación y actualmente solo queda disponible el 50 % de los boletos generales.

La historia de Dying Fetus se remonta a principios de la década de los 90, aunque sacarían su primera producción “formal” cinco años después (1996), tras realizar un par de “demos”. Luego de muchos cambios en su alineación, el grupo de Baltimore toma solidez con John Gallagher (único miembro fundador que permanece desde el inicio) en la voz y guitarras; Sean Beasley, bajo y voces; y Trey Williams en la batería. Los integrantes tienen experiencia en otras bandas como Suffocation, Sadistic Torment, Garden of Shadows, Covenance y Tortured…

En su haber cuentan ya con 8 trabajos de larga duración y algunos EP’s, en los que la parte lírica ha evolucionado de ser un grupo apegado al ‘death metal’ tradicional hasta incorporar temas de crítica política y a la sociedad, amén de la violencia que esto conlleva. Por supuesto, en sus letras, los estadounidenses tocan también a la religión, censura, consumismo y gobierno. En la parte musical, navegan entre el ‘brutal death metal’ con algo de ‘grindcore’.

En la primera parte del año, Dying Fetus se encontraba en un tour por los Estados Unidos al lado de Whitechapel y varios grupos más. Luego siguen su paso por Europa, para después cumplir con algunas fechas más en Norteamérica para mediados de julio. Tras una pausa, Dying Fetus continuará con dos fechas más que tiene en la agenda: Monterrey y Holanda en el Eindhoven Metal Meeting, el 13 y 14 del último mes del año. Más lo que se acumule, Colombia y Ecuador.

Bajo el sello de Relapse Records, Wrong One to Fuck With es el último disco de la banda, editado en 2017 y con el que se han mantenido en promoción hasta hoy. Son 10 temas que en conjunto dan casi 50 minutos de metal sin misericordia. Para sus seguidores mexicanos, será el primer encuentro en directo con los temas de este material. Los tres sencillos que se desprendieron del disco fueron: Fixated on Devastation, Panic Amongst the Herd y Die With Integrity. Nada que reprochar.

Los ingredientes están ya sobre la mesa, solo falta que el tiempo pase para degustar semejante platillo metalero. Se dice que vienen barcos desde algunos puntos de Sudamérica y Europa para ser parte de este evento que pinta para ser una cita inolvidable.

Denme 7 días más y nos seguimos leyendo. See you! 

COMPARTE