Apenas, el inicio

Camino al México Metal Fest, en su cuarta edición, aún queda un show por presenciar gratis para quienes ya tienen su boleto. En días pasados, Monterrey vivió una fecha importante con Enforcer y Warbringer en un escenario del Barrio Antiguo; el ‘heavy metal’ y el ‘thrash’, dos subgéneros del metal que cobran nueva vida.

Hablando de la banda sueca, hay que decir que montaron un ‘set’ completo de 18 canciones, repartidas entre los cinco álbumes de larga duración que conforman su discografía. Por curioso que parezca, de su más reciente producción, Zenith, solo interpretaron un par de temas: «One Thousand Years of Darkness» y «Sail On», lo cual puede ser buena noticia para los fans. Además, cantaron dos canciones en español.

Por lo general, una banda con disco nuevo aprovecha la gira para darle promoción a su nuevo “bebé”, pensando en vender más del novedoso material; no fue este el caso. Cuando eso sucede, los asistentes a los conciertos no siempre han tenido tiempo de digerir bien lo nuevo, por lo que suelen quedarse esperando más canciones de las “viejitas” o conocidas.

Pero lo del 29 de agosto en Monterrey fue una fiesta, con dos agrupaciones que regresan a fórmulas probadas para darles un aire fresco y mantener la esencia del metal viva. Qué buen regalo les está dando la organización del MxMF a sus seguidores, y justo en esta semana se cumplieron ya cuatro años desde el primer evento.

Aquella noche majestuosa de 2016, Megadeth se reivindicó ante muchos. Venom y Overkill no se quedaron atrás. Brujería, Transmetal, Arcadia Libre, Maligno e Ira habían cumplido también. Por tanto, el festival se enorgullece de ver cómo ha ido creciendo su obra; hoy la escena entera del metal en México voltea hacia el norte… y también las de otros países.

Una muestra de lo emocionados que están dentro de la organización del Metal Fest fue el anuncio en días pasados de que Havok se unía al poderoso cartel. Sí, más ‘thrash’, más poder a los escenarios, más éxito, más público… ¿podrá haber alguien que aún no compre su boleto?

La última parada ahora antes de la gran cita (si es que no nos sorprenden una vez más) será hasta noviembre, el viernes 22. Justo una semana antes del festival. Los invitados para esa ocasión será  otro grupo de ‘thrash’ gringo de la “nueva generación”: Lich King, que a pesar de ser de este siglo, ya tienen 6 largas duraciones en su haber.

Su historia se remonta a 2004, cuando se juntan en Massachusetts Joe Nickerson (bajo) y Brian Westbrook (batería), únicos miembros actuales, a Eric Herrera (guitarra) Tom Martin (voz) y Kevin Taylor. Nickerson pasó a una de las guitarras, luego llegaron Mike Dreher al bajo, Zack Smith en la voz y Nick Timney en la otra guitarra, aunque Martin siga llevando los hilos conductores.

Si bien la banda no descubre nada nuevo, sí retoma elementos del género de una manera fresca y efectiva. Sus letras van desde el humor característico en grupos como Anthrax a temas más filosóficos; su música revela sus marcadas influencias: Exodus, Vio-Lence, Slayer, Violator, Overkill… y aunque actualmente no pertenecen a ningún sello discográfico fuerte, se las han arreglado por su cuenta para seguir vigentes, dando presentaciones en directo y editando discos.

En ese mismo evento de noviembre se presentará la banda mexicana Cemican, directos de Guadalajara, quienes ya tienen experiencia en Hellfest y Wacken Open Air y quienes han adoptado un estilo propio, tratando de llevar las culturas prehispánicas más allá de nuestras fronteras.

Cemican goza actualmente de una gran aceptación entre el público metalero del país y más allá. Ellos llaman a su música una especie de combinación del folk y metal azteca, incluso sus integrantes han adoptado nombres de una época que se fue, pero que buscan perpetuar: Tecuhtli (guitarras y voz), Tlipoca (batería), Ocelotl (bajo), Mazatecpatl (instrumentos prehispánicos), Xaman-ek (coros e instrumentos prehispánicos, lengua náhuatl, rituales, danza) y Yei Tochtli (instrumentos prehispánicos, coros). The Architect of Nightmares y Toxic Thrill completan el cartel para esa noche.

¡Que nadie se baje de este barco vikingo, que el metal ahora está en el norte! Y el 30 de noviembre, tenemos una cita imperdible. ¡Ahí nos vemos!

COMPARTE