MÉXICO METAL FEST   |   29-30 OCTUBRE, 2021

Realmente pensé que iba a sobrevivir… al menos lo suficiente para poder verlo “en vivo”. Lars Goran Petrov murió a principios de marzo, unos siete meses después de que anunciara que padecía de cáncer y que lucharía contra él. En mi pensamiento egoísta, estaba seguro de que lucharía lo suficiente para sobrevivir por lo menos hasta que nos encontráramos en el México Metal Fest VI. No sucedió así.  

¡Vaya año de pandemia! Ha sido terrible en muchos sentidos. El de salud, el económico… ¡Cuántas familias han perdido ya a alguno de sus miembros! ¿Cuántos eventos se han tenido que postergar? Se cumplió un año desde que las clases en las escuelas se suspendieron en su forma presencial, como tradicional e históricamente las habíamos conocido, ¿y de qué ha servido todo? El virus no se ha logrado detener, la vacuna llega a cuentagotas, la vida no ha sido normal desde entonces…

La muerte de Petrov, producto de un cáncer extraño que ya había sido anunciado, no deja de tomarnos por sorpresa. La actitud que el líder de Entombed A.D. había mostrado hacia su padecimiento nos daba esperanza. Hoy, seguimos en ese deseo de que los conciertos regresen; la espera es cada día mayor.

Por si no habíamos hecho lo suficiente, ahora es tiempo de revalorar todo lo vivido hasta hoy. De poner en una balanza todas esas imágenes que se han grabado en nuestros cerebros a cambio de las que hemos dejado pasar, y agradecer por los momentos que disfrutados con pasión y energía.

Escribo estas líneas escuchando Back to the Front, el álbum que marcaba un nuevo camino para Petrov en su trayecto creativo. El músico sueco, con ascendencia macedonia, participó en distintas bandas y proyectos musicales. Recordemos: Black Satan, como baterista, entre 1988 y 1991;  Blasphemy; Comecon, en 1991, para grabar Megatrends in Brutality; Entombed (en dos épocas), donde más se le recuerda y con el que dejó trabajos tan memorables como Left Hand Path (1990) y Wolverine Blues (1993), además de otros trabajos menos memorables como Same DifferenceUprising.

También formó parte de Firespawn, de 2014 a 2021; Infuriation, Allegiance; Morbid, bajo el nombre de Drutten, como baterista de 1987 a 1988; y Nihilist, entre 1988 y 1989. Con su última banda, Entombed A.D. (2014-2021), grabó tres álbumes de larga duración: Back to the Front, Dead Dawn y Bowels of Earth, todos de excelente manufactura. Recién había cumplido sus 49 años de edad.

¿Cuál es el legado? Como siempre sucede cuando alguien muere, llegan los lamentos, recuerdos y condolencias. Lógico. Habrá a quienes les pegue más que a otros, en primera instancia queda la familia, amigos cercanos y compañeros de banda. Luego vendrán los fans, algunos quienes esperábamos verlo aún vociferar con furia sobre el escenario. Y sin embargo, no queda más que conformarse con el material que grabado, ya sea en acetato, disco compacto, casete o en el registro de nuestra propia memoria.  

Un último recuerdo. El 26 de agosto de 2017, Entombed A.D. se presentó en el Circo Volador de la Ciudad de México. Apenas con dos discos bajo este nombre, el grupo interpretó un tema del álbum debut, dos del siguiente y 10 canciones originales de Entombed, entre las cuales podemos mencionar: Chaos Breed, I For an Eye, Left Hand Path, Living Dead, Out of Hand, Rebel in Flesh y Wolverine Blues, entre otras. En esa presentación, formaron parte de un cartel junto a Deicide y Dark Tranquillity. Sin duda, tuvo que ser una gran velada para quienes asistieron.

En esa lucha constante y presente por regresar (más o menos) a la vida que solíamos llevar, no nos queda otra más que seguir día con día. A veces, ya no sé si se trata de vivir o sobrevivir, pero mientras exista una razón para respirar, mientras haya una canción más por componer o escuchar, o unas líneas que escribir, permaneceremos aquí, listos para volver a la luz.

Un homenaje a quienes se han ido y que pronto nos volvamos a ver (los que estemos o estén) para celebrar la fiesta del metal.

Pin It on Pinterest