MÉXICO METAL FEST   |   29-30 OCTUBRE, 2021

Antes de cerrar el turbulento año, como regalo especial, el Tío Metal nos trajo lo que parece el último anuncio antes de comenzar 2021. Se trata de un regreso. La verdad es que cuando termina una edición del México Metal Fest, amén de disfrutar y digerir el show, comenzamos a pensar en lo que vendrá para la siguiente versión y durante los meses siguientes, en nuestra mente armamos un cartel poca ma… ¿A poco no?

Conforme pasa el tiempo, se nos van dando a conocer las bandas que irán conformando el nuevo festival; por lo general, se da un aviso grande y luego se van añadiendo bandas. El año de la pandemia lo cambió todo, menos la ilusión de ver a grupos sumarse a las siguientes ediciones, y aunque la idea es no repetir, ¿quién le pone un pero a Napalm Death?

En 2018, la de los británicos fue una de las presentaciones más brutales de la jornada. Recuerdo que aún era temprano, 4:00 o 5:00 de la tarde, pegaba duro el sol. Comenzó de pronto a escucharse Multinationals Corporations como preámbulo de lo que vendría: un desquiciado recital protagonizado por Mark Greenway, Shane Embury, John Cooke y Danny Herrera.

No hubo regreso para la cordura. Ver al buen “Barney” deshacerse en agitados movimientos sobre el escenario, mientras lanzaba esos gritos tan llenos de angustia, protesta y furia, ataviado en una bonita playera roja con el símbolo clásico de “amor y paz”, fue cosa de otro planeta. Canciones cortas (entre ellas, la más breve registrada por el Guinness récord ¾ You suffer), pero contundentes. Ruidosas. Al final, no sabes qué fue lo que pasó con exactitud, ni chance de anotar las placas del camión que te atropelló.

Durante esa jornada, me tocó ver tras bambalinas a “Barney” en entretenida charla con Phil Anselmo, ¿se imaginan sobre qué estarían hablando? En fin, las leyendas se juntan para cotorrear mientras mis amigos y un servidor lo hacemos para disfrutar de su música… y embriagarnos. Minutos antes (o después, qué más da), Barney atendió a los medios de comunicación. Amable, tranquilo, centrado… ¡quién fuera a decir que apenas toma el micrófono, se convierte en una fiera incontrolable! Una máquina de destrucción masiva.  

La presentación de los británicos dio para tomar incontables bonitas postales y armar un ‘mosh pit’ como pocos; el tipo de las bermudas tipo Xavier López comandó a una legión de “metálicos aferrados” (abro paréntesis para mandar un saludo especial a los honorables miembros del HMW, luego me regañan porque no lo hago, Alan, Isma, Tadeo, Fito, Don Gabriel, Kessel, Monty, Emily y mi querido Salcitas, por mencionar a los que van) a un viaje al pasado. Nada más del primer trabajo de estudio, Napalm Death se aventó siete rolitas. Además de temas como Breed to Breathe, Suffer the Children, Dead, Standardization, The Wolf I Feed hasta un cover de los Dead Kennedys. Eso es algo de lo que la memoria tiene en su registro, ¿revivirlo? No estaría mal.

Napalm Death surgió como una banda ‘grindcore’ y ‘death metal’, en West Midlands, Inglaterra, a principios de la década de los 80. Su vasta discografía comenzaría seis años después, con el célebre Scum, influencia directa para tantos grupos del subgénero. A partir de ahí, han ido y venido entre alineaciones y estilos musicales, pasando por discos como From Enslavement to Obliteration (1988), Harmony Corruption (1990), Utopia Banished (1992), Fear, Emptiness, Despair (1994), Inside the Torn Apart (1997), Words from the Exit Wound (1998), Leaders Not Followers: Part 2 (2004), The Code Is Red… Long Live the Code (2005), entre otros tantos. Hasta llegar a 2020, cuando editan Throes of Joy in the Jaws of Defeatism, un material aún en proceso de digestión. Próximamente, analizaremos el disco a detalle, si el tiempo así lo permite.

Han pasado dos años desde el último encuentro, más el que se sume de aquí a octubre de 2021, y seguramente la espera valdrá la pena. Se trata de uno de esos grupos que no te cansas de ver, porque por lo visto, ellos no se cansan de hacer lo que mejor saben hacer.

Primero está en que suceda, y para esto debemos (aunque nos dé flojera y de repente se nos olvide) cuidarnos. A disfrutar, pues, los últimos días de un turbulento año. Por mientras, seguimos leyéndonos. See you!!

Napalm Death en MxMFVI

Pin It on Pinterest